Gracias al minisatélite de la Agencia Espacial Europea (ESA) Proba-V, encargado de monitorizar la superficie de la Tierra diariamente, se puede observar el proceso de desaparición por evaporación del lago Poopó, el segundo lago más extenso de Bolivia.

Eso es lo que muestran tres imágenes de 100 m de resolución del Proba-V incluidas tomadas el 27 de abril de 2014, el 20 de julio de 2015 y el 22 de enero de 2016.

Imágenes satelitales del PROBA-V sobre el lago Poopó
Imágenes satelitales del PROBA-V sobre el lago Poopó

El lago Poopó se encuentra en el departamento de Oruro en Bolivia, en una depresión de la cordillera del Altiplano y era un lago de agua salada. Llegó a ocupar una superficie de 3.191 kilómetros cuadrados, una extensión similar a la provincia de Alava en España, de las que actualmente sólo conserva agua en apenas 12 kilómetros cuadrados, convirtiéndose casi en su totalidad en una gran explanada de arcilla y condenando a la ruina a unas 350 familias pesqueras.

Era el segundo lago más grande de Bolivia después del lago Titicaca, con el se conecta por el río Desaguadero. Tras un acelerado proceso de desertificación, en diciembre de 2015 se declaro como zona de desastre departamental, una medida que permite a las autoridades locales solicitar ayudas y recursos de urgencia para los habitantes de la zona.

Se trata de un ecosistema muy sensible a las fluctuaciones en el clima, debido principalmente a la propia naturaleza superficial del lago, que posee una profundidad media de solo 3 metros, unido al entorno árido montañoso; no es la primera vez que el lago Poopó se evapora (la última fue en 1994), aunque actualmente existe el temor de que tarde muchos años en rellenarse, en caso de que llegara a hacerlo. La evaporación se ha relacionado con varias causas, entre ellas las extracciones de las fuentes de agua de lago para minería y agricultura, la constante sequía provocada por el calentamiento del océano Pacífico a causa de El Niño y el cambio climático.

Una foto de David Mercado para Reuters, vía notimerica.com

Mientras tanto, los pescadores locales se han quedado sin sustento y el ecosistema del lago se muestra enormemente vulnerable. El Lago Poopó está reconocido como humedal conservado bajo la Convención internacional Ramsar. 

La Mission Exploitation Platform (MEP) PROBA-V

Proba-V, lanzado el 7 de mayo de 2013 es un satélite en miniatura de la ESA pero con una gran misión: cartografiar la cubierta terrestre y la evolución de la vegetación de todo el planeta cada dos días.

El ancho de barrido transcontinental de 2.250 km que posee su cámara principal recoge la luz en las bandas de frecuencia azul, rojo, infrarrojo cercano e infrarrojo medio a 300 m de resolución, que pasa a ser de hasta 100 m de resolución en su campo de visión central.

El minisatélite proporciona a los equipos científicos los datos facilitados previamente por el instrumento de Vegetación de los satélites franceses SPOT-4 y SPOT-5, que se añaden diariamente a un conjunto de datos que alberga contenidos desde hace 15 años.

El personale de teledetección de VITO (Instituto Flamenco de Investigación Tecnológica) procesa y, posteriormente, distribuye los datos de Proba-V a usuarios de todo el mundo, mientras la ESA, como propietaria del satélite, gestiona las operaciones y explotación de la misión como parte del Programa Earthwatch de observación de la Tierra.