El Gobierno de China traspasó este 2 de septiembre a Venezuela el control absoluto del satélite observación remota Miranda (VRRS-1), construido y lanzado al espacio desde territorio chino el 28 de septiembre de 2012.

 El Miranda ha estado operando desde la República Popular de China desde su puesta en órbita el pasado 28 de septiembre de 2012 y desde enero de 2013 un grupo de 54 profesionales venezolanos comenzaron su formación para el manejo del dispositivo. 

El ministro de Poder Popular para Ciencia, Tecnología e Innovación (MCTI), Manuel Fernández, destacó que el Miranda, dotado de cuatro cámaras telescópicas que toman fotografías en muy alta resolución, "pasa desde hoy a ser controlado completamente por venezolanos desde territorio venezolano", tras asumir en enero el control de las operaciones en China. En Web de Aporrea se pueden ver algunas de las primeras imagenes capturadas, unos 10 días despues de su lanzamiento.

En presencia de los 54 profesionales venezolanos formados en China que dirigen el manejo del Miranda, Fernández inauguró uno de los complejos desde los que ya se controla al satélite, la Estación Terrena de Control Satelital, en la población de El Sombrero. Las imágenes serán captadas por una antena ubicada en dicha estación y luego serán transmitidas, vía fibra óptica, hasta otra estación , conocida como La Carlota, en Caracas, también de reciente construcción, en la cual serán procesadas y enviadas a las instituciones del Estado y Gobierno que las requieran.

Primeras imágenes del satélite Miranda, vía aporrea.org

En este sentido, las imágenes del Miranda servirán para la realización de cartografía, así como también en la evaluación de los suelos, cosechas, producción, recursos hídricos y desertificación. El dispositivo también podrá facilitar la planificación urbana, de infraestructura e industrial, la localización de recursos naturales, piscicultura, ganadería, biodiversidad y obtendrá información sismológica para la prevención de desastres. En cuanto a salud, se podrán localizar y controlar ambientes en los que se desarrollen vectores infecciosos. Además con el Miranda se monitorearán los impactos naturales y gestión de desastres ante eventos tales como terremotos, inundaciones, lluvias intensas e incendios. Se espera también su uso para la seguridad y defensa del país detectando actividades ilícitas, como minería ilegal, cultivos ilícitos y pistas clandestinas.

Antes de tomar el control de satélite el Gobierno venezolano edifico 2 obras claves para el proyecto: la ya citada Estación Terrena de Control Satelital, ubicada en la Base Aeroespacial Manuel Ríos (Baemari) en la población de El Sombrero, estado Guárico y las oficinas del Sistema de Aplicaciones Terrestres, en la Base Aérea Francisco de Miranda, La Carlota, Distrito Capital.

En la construcción de la sala de operaciones y procesamiento de imágenes satelitales de las instalaciones de La Carlota intervino personal especializado chino en la puesta en servicio de los equipos y entrenamiento del personal. En la estación de El Sombrero trabajarán 35 expertos, mientras que en Caracas lo harán 19.

Miranda es el segundo satélite venezolano puesto en órbita, después del satélite de telecomunicaciones Simón Bolívar, y además, el segundo dispositivo espacial de percepción remota que existe en América Latina, tras el lanzamiento del satélite de observación de Chile, en 2011. 

Con una velocidad de 7,5 km/seg -aproximadamente 28.000 km/hrs, el dispositivo ha cumplido 731 misiones con la captura de 9.493 imágenes en la cámara Pancromatic y 3.249 imágenes en la cámara Multiespectral, de las cuales 4.192 son cartografía útil para Venezuela, entre las que destacan 24 imágenes puesta en mano del Poder Popular mediante los Consejos Comunales.

La carga útil de este satélite está conformada por dos cámaras de alta resolución diseñadas con una resolución espacial de 2,5 metros en modo pancromático y 10 metros en modo multiespectral, así como también con dos cámaras de media resolución que podrán enfocar detalles con un tamaño cercano a 16 metros. Este dispositivo de percepción remota pesa 880 kilogramos, tiene una vida útil de cinco años y se ubicará a una altitud de 639,5 kilómetros.

Lanzamiento satélite Miranda 28-09-2012

La puesta en órbita del Miranda estuvo a cargo de la empresa China Great Wall Industry Corporation (CGWIC), dedicada al segmento espacial y dependiente de la Corporación Aeroespacial de China, que también construyó el Simón Bolívar, satélite de comunicaciones venezolano, enviado al espacio en octubre de 2008.

Manuel Fernández anuncio en mayo pasado, en una visita a las obras de las instalaciones, que su país avanza en la construcción de una fábrica de pequeños satélites cuya finalización está prevista para el 31 de marzo de 2014 donde funcionará el primer centro de investigación para diseñar, integrar y ensamblar pequeños satélites de hasta una tonelada. Allí un grupo de profesionales venezolanos formados en China pondrá en práctica su conocimiento en materia de tecnología espacial.

Además, explicó que debido a la potencialidad que tiene Venezuela en el ámbito satelital, reforzada a partir de las experiencias con los satélites Simón Bolívar y Miranda, el Ejecutivo evalúa la factibilidad de crear una plataforma de lanzamiento en el ámbito de los países que integran la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba).