Con motivo de la Jornada de Cartografía Antigua que se desarrolló en la Biblioteca Nacional de España (BNE) el pasado 29 de octubre y en la que realizó una mesa redonda con el título «Nuevas tecnologías aplicadas a la cartografía antigua», se ha incorporado a la Biblioteca Digital Hispánica la Colección Mendoza.

La colección Mendoza es una importante colección de cartografía antigua que conserva la BNE, compuesta por 2.405 mapas. Tiene su origen cuando el Gabinete Geográfico, creado en 1795 por el ministro Manuel Godoy dentro de Primera Secretaría de Estado y del Despacho Universal, pretendía reunir una amplia colección de mapas y obras de geografía, recopilando todo lo que en ese momento se estaban imprimiendo en Europa.

Para ello se encargó a los representantes de España en el extranjero la compra de los mejores mapas que se iban publicando en los países en los que estaban destinados, y además se autorizó a especialistas a adquirir documentos, cartográficos y geográficos, para el Gabinete Geográfico. Entre ellos destaca el capitán de Fragata José Mendoza y Ríos, matemático y astrónomo, quien reunió esta importante colección de mapas, impresos en Gran Bretaña, Francia, Alemania, etc., en la segunda mitad del siglo XVIII.

Dentro del ambiente científico en que se desarrolló la actividad profesional de los marinos españoles en el siglo XVIII, destaca la personalidad del capitán de navío José Mendoza Ríos, al que se le encomendaron importantes tareas en el campo científico, como la comentada.

La colección Mendoza

Mendoza había ingresado en la Marina a edad muy temprana, aún no tenía 13 años. A los 24 publicó un notable «Tratado de Navegación astronómica», en dos volúmenes, obra que le dio un gran renombre. Poco después, y teniendo en cuenta la profundidad y alcance de sus conocimientos, fue destinado a diversas comisiones científicas en el extranjero.

Excelente astrónomo y matemático, José Mendoza volcó su inquietud profesional en obras y publicaciones que se fueron sucediendo en las últimas décadas del siglo, como el «Examen marítimo», verdadero monumento científico, la «Memoria sobre algunos métodos nuevos para calcular la longitud por las distancias lunares...», Madrid, 1795, «Recherches sur les solutions des principaux problemes de l'asctronomie nautique», Londres, 1797, y finalmente la célebre «Colección de tablas para varios usos de la navegación», publicada en Madrid en 1800, que tuvo una importante aceptación y fue traducida al inglés y al francés.

En 1795, Manuel Godoy creó el Gabinete Geográfico de la primera Secretaría de Estado, para centralizar y custodiar las colecciones de mapas, cartas náuticas, etc., y encargó su organización a los cartógrafos Tomás y Juan López, por su experiencia y eficacia, con la finalidad de «formar y cuidar una Colección general de mapas para el servicio de la propia Secretaría, debiendo procurar que fuese igual o semejante a las que, en Francia, Inglaterra y otras naciones, existen».

Mapa de Londres (1794) por Daniel Paterson y perteneciente a la Colección Mendoza

La Colección de mapas reunida por Mendoza, ingresó en la Biblioteca Nacional de España en 1913, procedente del Ministerio de Estado, hoy Ministerio de Asuntos Exteriores, cuya Biblioteca conservaba los fondos de la antigua Secretaría de Estado. Está compuesta por 2.405 mapas, divididos en dos series: la primera, formada por 1.697, impresos en su mayoría en Gran Bretaña, en la segunda mitad del S. XVIII; se completó con una segunda serie de 708 mapas, grabados en otros países, como Francia, Alemania, España, Rusia, etc. Los mapas se conservan en perfecto estado.

Los mapas de la colección Mendoza son de gran valor, ya que se realizaron en el momento de mayor auge de la geografía científica en toda Europa, aportando grandes conocimientos e información minuciosa, compleja y de gran calidad.

La Biblioteca Digital Hispánica

La Biblioteca Digital Hispánica es un recurso en línea de la Biblioteca Nacional de España, que desde su creación en 2008 proporciona acceso libre y gratuito a miles de documentos digitalizados, entre las que se destacan manuscritos, libros impresos del siglo XV al siglo XIX, grabados, dibujos, carteles, fotografías y como no, mapas, atlas y portulanos.

Aunque con una cantidad de archivos digitalizados menor a los previstos en su inicio, 100.000 actuales frente a los 200.000 previstos en 2008, sigue siendo un inmenso patrimonio que se pone a disposición de investigadores y usuarios. De estos 100.000 archivos, unos cuatro mil corresponden a material cartográfico entre manuscrito e impreso, a lo que hay que sumar ahora los 1.886 mapas de la colección Mendoza recién incorporados. Aunque la BNE no ha comunicado nada, suponemos que se esta trabajando en incorporar los 519 documentos que falta, hasta completar los 2.405 que forman la colección.

Enlaces relacionados