La Red de Observación de Decaimiento del Encinar en la Península Ibérica es un proyecto colaborativo para elaborar un mapa del estado de los encinares ibéricos, los cuales están sufriendo una enorme presión adaptativa que está repercutiendo negativamente en la salud de los bosques.

Javier Martínez López, colaborador del proyecto en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) explica el objetivo principal de la Red en un correo-e enviado a la lista SIG de RedIris. Se trata de hacer un «un mapa exhaustivo y actualizado del estado de los encinares Ibéricos, en claro peligro de decaimiento. A pesar de ser especies muy adaptadas y resistentes a la sequía, las encinas, Quercus ilex, están sufriendo el aumento de la intensidad de las sequías en las últimas décadas debido al cambio climático, lo que repercute en la salud de los árboles provocando la pérdida de hojas, de vigor e incluso su muerte».

Aún son muy pocos datos sobre la magnitud de este decaimiento de encinar en la península ibérica, por eso un grupo de científicos MNCN han planteado un proyecto para elaborar un diagnóstico sólido sobre el estado de salud tanto fisiológico como ecológico de los encinares peninsulares que permita entender los mecanismos de vulnerabilidad temprana ante eventos de sequía extremos en todo su gradiente de distribución peninsular.

La idea de esta red es que cualquier ciudadano interesado pueda participar en la elaboración del mapa. Para ello han desarrollado la aplicación GeoODK para instalar en teléfonos Android, que permite mandar de manera rápida y fácil la geo-localización del colaborador con la información básica que caracteriza el grado de decaimiento. Los datos se van publicando en un mapa en la web de la Red de Observación de Decaimiento del Encinar.

Encinas en la Sierra de Cádiz (ES). Foto de Laura Borrás

La importancia ecológica y cultural de los encinares y dehesas en la Península Ibérica es conocida desde hace tiempo, ocupando una extensión de aproximada de 5 millones de hectáreas. La pérdida de vigor y desaparición de estos bosques podría tener, desde el punto de vista cultural y económico, un enorme impacto. Este decaimiento, además, está produciendo cambios visibles en el paisaje, comprometiendo la capacidad de los bosques de conservar su diversidad y en concreto la riqueza de la fauna que lo habita.

La Red de observación de decaimiento del encinar se engloba dentro de las actividades del proyecto VEroNICA (Vulnerability of Mediterranean Holm-Oak forests to Climate Change: Mechanisms and impact of historical management on ecosystem services). VEroNICA abordará las causas y mecanismos causantes de la pérdida de salud de encinares peninsulares. El estudio, además, permitirá valorar el efecto del manejo histórico sobre la vulnerabilidad de los encinares a las sequías y evaluará el efecto del decaimiento sobre servicios ecosistémicos clave asociados.