Argentina desarrollará tecnologías basadas en la teledetección para mejorar la gestión de riesgos de desastres y producción agrícola gracias a un crédito de 54 millones de euros concedido por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El objetivo es continuar con el lanzamiento de satélites SAOCOM, misión en la que ya está funcionando el satélite SAOCOM 1A, en órbita desde octubre de 2018; se espera poner en órbita el SAOCOM 1B en marzo de 2020 y sus datos conjuntos deben contribuir a mejorar el monitoreo y la respuesta de las agencias públicas en la prevención y gestión de riesgos de desastres y mejoras en la productividad agrícola.

La misión SAOCOM

Los satélites SAOCOM son instrumentos de observación terrestre y utilizan como herramienta de recolección de datos una antena o Radar de Apertura Sintética (SAR) en la banda L que permite detectar la humedad del suelo y proveer información independientemente de las condiciones climáticas o la luz solar. Los satélites contarán también con una plataforma de recepción y procesamiento de imágenes con tecnología SAR, así como con las actualizaciones de software y hardware requeridas para la descarga de datos que se generen.

El SAOCOM 1A y 1B serán parte de un sistema de satélites que incluye otros cuatro satélites de la Agencia Espacial Italiana en el sistema SIASGE (Sistema Ítalo-Argentino de Satélites para la Gestión de Emergencias), formado por convenio entre la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) y la Agencia Espacial Italiana (ASI). Esta información será utilizada en agricultura para elaborar mapas de riesgo de enfermedades de los cultivos (como el hongo fusarium, perjudicial para el trigo), para generar sistemas de alerta temprana de inundaciones mediante su uso en modelos hidrológicos, y también para dar soporte a la gestión de emergencias ambientales, como detección de derrames de hidrocarburos en el mar y seguimiento de la cobertura de agua durante inundaciones, entre otras aplicaciones; se utilizara tanto en Argentina como en otros países de la región gracias a convenios de intercambio de datos entre agencias espaciales.

SAOCOM 1a (el 1b será idéntico)
Características del satélite SAOCOM 1a (el 1b será idéntico). CONAE, visto en el blog de Daniel Marín

Beneficios esperados

La necesidad de inversiones de este tipo son evidentes para uno de los países más grandes del mundo. Según los estudios que maneja el BID, solo en la provincia y la ciudad de Buenos Aires, que juntas concentran más del 50% del PIB del país, las zonas propensas a inundaciones generan el 30% de su Producto Geográfico Bruto. Este perfil de riesgo aún es más grande si tenemos en cuenta el cambio climático, por lo que la teledetección u Observación Terrestre (OT) es una tecnología especialmente efectiva.

La mayoría del dinero se destinará a los gastos en ingeniería, finalización de construcción, el lanzamiento y puesta en órbita del SAOCOM 1B, además de la actualización del software y hardware requeridos para la bajada de datos que este genere. Otras partidas importantes se engloban bajo el epígrafe de desarrollo de nuevas aplicaciones satelitales, para promover el desarrollo y uso de aplicaciones informáticas basadas en el procesamiento de información «Synthetic Aperture Radar» (SAR).

El proyecto espera incrementar la productividad de los cultivos más importantes del país: maíz, trigo, girasol y soja, que representan el 39% de las exportaciones del país. Así por ejemplo se espera pasar de un rendimiento anual en la producción de maíz de 7,58 toneladas/hectárea a 7,88 t/h. También se esperan rendimientos agregados a medio plazo con el uso de la información satelital para fines productivos o para la prevención o gestión de riesgos climáticos.  En este caso el BID estima que se reducirá la pérdida económica por desastres naturales en el sector agropecuario en unos 150 millones de dólares (135 millones de euros), pasando de los 1.800 millones de dólares de perdidas calculados por la Secretaría de Estado de Agroindustria para el año 2017 a 1.650 millones.

El crédito del BID de US$60 millones (54 millones de euros) tiene un plazo de amortización de 25 años, con un período de gracia de 5 años y medio y tasa de interés basada en LIBOR. La contraparte local será de 31 millones de dólares (28 millones de euros). El proyecto estará a cargo de la CONAE, el organismo espacial del país encargado de desarrollar las políticas y actividades en el área espacial con fines pacíficos y para la creación de tecnologías nacionales innovadoras, dependiente del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología.

Enlaces relacionados