Berg Insight, firma de sueca de analistas en tecnologías estima que el 40 % de todos los abonados móviles en Europa utilizan algún tipo de aplicación con capacidad de localización. En Norteamérica, el mayor número de dispositivos con capacidad de localización, especialmente GPS y teléfonos inteligentes, ha permitido aumentar la difusión de los LBS.

 Berg Insight calcula que alrededor del 50 % del total de abonados móviles en Europa hacen uso de algún servicio basado en la localización al menos una vez al mes. Las búsquedas locales, redes sociales y servicios de navegación son las principales categorías de aplicaciones en términos de número de usuarios activos. Los servicios móviles de administración de personal, control de presencia y en general los destinados a un uso empresarial también están ganando terreno en nuevos segmentos de la industria.

Según el informe elaborado por Berg Insight, los ingresos del sector de Servicios Basados en la Localización (LBS) aumentarán en Europa desde los 325 millones de euros en 2012 hasta alcanzar los 825 millones de euros en 2017, a un ritmo del 20,5 %.

Para el mercado norteamericano el crecimiento esperado es de una tasa compuesta anual del 9,2 % por ciento, desde los 835 millones de dolares en 2012 hasta alcanzar los 1.295 $ millones en 2017.

 "Los teléfonos inteligentes son el dispositivo más importante para la adopción LBS en general. La base de teléfonos inteligentes en Europa ha alcanzado el 45 % de los teléfonos totales y ya ha superado el 55 % en América del Norte", según André Malm, analista senior de Berg Insight.

En España, aunque el último informe de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (febrero 2013) habla de un descenso en el parque de líneas móviles, la penetración de clientes con smartphones o teléfonos con conexión a Internet es la más alta de Europa, siendo además la que mas crece. Lo confirman los datos de Comscore, publicados en octubre de 2012, que avalan que España es líder en penetración de smartphones entre las cinco economías más importantes de la Unión Europea, por encima de Reino Unido, Francia, Italia y Alemania, con un 63,2 usuarios de teléfonos inteligentes por cada 100 usuarios de celulares.

Además de las diferencias en la penetración de los teléfonos inteligentes, hay otras diferencias regionales, como el papel que juegan los operadores de telefonía móvil, más importante en Norteamérica que en Europa, la comercialización de servicios de marca para el consumidor y los clientes empresariales".

La familia de servicios con geolocalización forma parte de la oferta de las operadores desde hace años, especialmente en los EE.UU. Son ellas las que cuentan con el canal de distribución, la relación con el cliente, preinstalan las aplicaciones en los teléfonos, tienen los portales de acceso a los servicios y facturan al usuario final. Pero ahora se enfrentan a la competencia de los desarrolladores de aplicaciones. El papel central que han jugado los operadores en el ecosistema LBS está siendo desafiado por el ecosistemas de los smartphones o teléfonos inteligentes que agrupan la clave de los servicios actuales y ofrecen a los desarrolladores acceso a los datos de localización de los usuarios, canales de distribución en forma de tiendas de aplicaciones o la posibilidad generar ingresos gracias a la publicidad.

 Los operadores móviles y empresas de telecomunicaciones están estudiando ahora otras oportunidades para aprovechar sus activos, como por ejemplo la apertura de sus plataformas de localización para los desarrolladores de terceras partes y agregadores de localización (como Around me), que juegan un importante papel como intermediarios entre los operadores móviles y los desarrolladores. Los datos de ubicación basados en la red todavía son muy valiosos, especialmente para la localización en interiores o con celulares con el GPS desactivado.