Existen mapas de lugares de fantasía, de lugares que no han existido jamas o mapas de lo que poseemos, pero este es solo un mapa de un lugar desconocido.

He de reconocer que el título que la Biblioteca Nacional de España (BNE) le ha dado a este mapa es más evocador que el propio mapa, «Mapa de un lugar desconocido». No hay mucha información más, solamente sabemos que se trata de un mapa manuscrito de Joaquín Luna realizado seguramente entre 1750 y 1800. Del mismo autor existen en la BNE otras dos obras más imposibles de situar, imaginamos que se trata de lugares cercanos. Todos ellos realizados a mano sobre papel a tinta negra e iluminado a la acuarela en carmín, verde, gris y sepia.

En el mapa no hay topónimos, ni nombres de lugares, solo una rosa de los vientos, así que podemos imaginarnos que este lugar está en cualquier sitio, está donde queramos llegar o quizá esta sea la tierra donde perdernos. A mi, solo por nostalgia, recordó a Sanlúcar de Barrameda (Cádiz, España), pero en la BNE tienen un mapa de La Habana (Cuba) del mismo autor.

Mapa de un lugar desconocido (BNE)

Pero hay otros tipos de mapas más evocadores y donde sería muy difícil que diesen con nosotros. Alberto Manguel y Gianni Guadalupe escribieron una «Breve guía de lugares imaginarios», que es parecido, pero no es lo mismo. El libro nació a partir de la idea de una guía de turismo para «visitar la antiquísima (e imaginaria) ciudad de Selene creada por Paul Féval en su novela "La ville vampiro" De esta imprescindible idea surgió el deseo de guiar al viajero por otras ciudades igualmente ficticias; de las ciudades pasamos a los países; de países a islas; de islas a continentes».  En ella describen por ejemplo el reino de Felinia o el de Capillaria, donde habitan gigantescas mujeres rubias, ambos, como todos los del libro, lugares inventados.

También Umberto Eco escribió una «Historia de las tierras y los lugares legendarios», «las tierras y los lugares que, ahora o en el pasado, han creado quimeras, utopías e ilusiones, porque mucha gente ha creído realmente que existen o han existido en alguna parte» y sobre «tierras que desde luego ya no existen, pero que no hay que excluir que hayan existido en tiempos muy remotos, como por ejemplo la Atlántida».

Internet ha facilitado la creación y la consulta de mapas increíbles, reales, imaginarios o legendarios, como la recopilación de esquemas, diagramas y mapas de lugares de comic que hace la Comic Book Cartography, donde recoge desde la mansión de Los Vengadores al mapa de Little Archie. No pueden faltar los mapas de vídeojuegos, (donde parece que el tamaño si importa, si hacemos caso a la cantidad de artículos dedicados a enumerar los mapas más grandes), que cuentan con su propia subcategoría: mapas de vídeo juegos dibujados de memoria por quienes han jugado con ellos. De recopilar estos mapas se han encargado en Mapstalgia.

Riven World Map, por Will. Visto en Mapstalgia

De mapas nacidos totalmente de la imaginación de sus autores y autoras esta lleno foro/agregador de noticias Reddit/Mapmaking; en masquesig elegían cuatro de estos mapas hace pocas semanas «4 mapas de fantasía que te apasionarán», Y es que Reddit tiene un enorme potencial para descubrir mapas (y otro montón de cosas por cierto) imaginarios, antiguos, curiosos...

Otra categoría de mapas no tan legendarios, aunque si más divertidos son los mapas de parodias nacionales. Recientemente se han publicado algunos con mucho éxito como los que publicaban hace poco la gente de BuzzFeed como el mapa de los estereotipos españoles o el de los estereotipos madrileños, pero hubo una época que en España se encontraban casi a diario en los periódicos, especialmente en el siglo XIX. De ellos nos habla Andrea Zucas en Historietas versus Cartografías.

«Leo Belgicus» por Kaerius en 1617

Desde luego hay más tipos de mapas curiosos, artísticos y creativos, pero este post era solo de un mapa de un lugar desconocido.