En este tercer artículo dedicado a la Información Geográfica Voluntaria (IGV) veremos sus ventajas y también sus riesgos así como algunas cuestiones no resueltas sobre su uso de cara al futuro.

Último de tres textos sobre la Información Geográfica Voluntaria (IGV). En el primer artículo se introduce el tema y se presentan las definiciones del termino. En el siguiente vimos qué se está haciendo y cómo mediante algunos ejemplos y finalmente en este tercer texto se destacan las potencialidades y limitaciones de su uso.

Los avances tecnológicos, Internet, la Web 2.0 han permitido que tareas antes reservadas exclusivamente a organizaciones y empresas, y controladas por estas, estén ahora al alcance de una ciudadanía cada vez más interesada en participar activamente en su propio desarrollo. Esto abre unas enormes posibilidades de crecimiento, colaboración, de progreso social. Sin embargo este proceso no esta exento de riesgos e incertidumbres.

Vamos a ver a continuación los principales riesgos y las principales ventajas de estos procesos de colaboración en la información geográfica.

Limitaciones y problemas

Los riesgos e incertidumbres que acompañan a la IGV son similares a los existentes alrededor de los proyectos de crowdsourcirng en general. Veamos algunos:

  • Participación voluntaria en proyectos institucionales
  • Complejidad de las iniciativas colaborativas
  • Calidad del dato geográfico
  • Diferentes tipos de licencias
  • Incertidumbre en la continuidad de los proyectos

Participación voluntaria en proyectos institucionales

Las llamadas a participar en campañas de georreferenciación de cartografía histórica o en ayuda humanitaria suelen tener mucho éxito. Pero una de las principales dudas sobe la IGV es conocer si la gente aportará datos a iniciativas gubernamentales con la misma intensidad con que los aporta a proyectos como los citados o en redes sociales.

¿Colaboraremos igual con administraciones gobernadas por grupos con los que no somos afines ideológicamente? o ¿para mejorar el control de los predios y el catastro?.

Complejidad de las iniciativas colaborativas

La organización de un proyecto colaborativo no es fácil. En relación con el punto anterior, organizar una iniciativa colaborativa exige un esfuerzo y no solo tecnológico y económico; son necesarios lideres con conocimientos suficientes y una labor de difusión de la actividad. Qué preguntas debería hacerse una organización en caso de formular proyectos que involucren aportes de voluntarios. Como atraer a nuevos voluntarios e implicar a la comunidad.

Calidad del dato geográfico

Ni todos los voluntarios tienen la misma formación, ni tienen el mismo compromiso, por lo que hay diferentes niveles de credibilidad (de los voluntarios y de los datos generados). Los datos pueden ser erróneos (a propósito o no), presentar niveles de detalle diferentes, inconsistencias, distintas metodologías para obtenerlo, etc.

Para evitar el error en el dato geográfico es necesario evaluar la credibilidad de las contribuciones, cuál es el grado de confianza de las mismas. Establecer medidas contra los spammers, etc.

Iniciativas de éxito pueden atraer a grupos de presión y voluntarios malintencionados con intención deliberada de crear confusión, por ejemplo para que cambien los precios de los inmuebles en una zona. Las aplicaciones de mapas del delito son especialmente proclives al mal uso. El Ministerio del Interior de Uruguay comentaba al respecto de una estas plataformas que las «denuncias anónimas son un arma de doble filo, pueden manipularse para hacer bajar o subir los precios inmobiliarios en un barrio, además los delincuentes siempre van un paso adelante, la aplicación puede provocar desplazamientos de patrulleros».

En otros proyectos la información geoespacial es más fácil de contrastar. Por ejemplo OpenStreetMap OSM tiene sus propios controles y, al estilo de la Wikipedia, son los propios usuarios los que detectan los errores.

Hope of Deliverance. Foto por Matias Brum

Usos de licencias

Eterno debate sobre su licencia de uso. En 2012 OSM cambió su licencia, pasando de Creative Commons Compartir-Igual (CC-BY-SA) a Licencia Abierta de Bases de Datos (Open Data Commons Open Database License, ODbL), similar y adaptada a bases de datos, pero con debates internos sobre cuál de las dos fomenta mejor el desarrollo de los mapas.

Aunque la tendencia de los organismos oficiales e instituciones oficiales es a publicar sus datos geográficos como Opendata, la mayoría de la IG actual tiene restricciones de uso, lo que impide que puedan incorporar datos de organizaciones como OSM.

El debate que se esta produciendo es parecido, salvando las distancias software/datos, al de GPL versus MIT/BSD.

Incertidumbre en la continuidad de los proyectos

La posible falta de respaldo económico al ser aportaciones voluntarias conlleva la dependencia de voluntarios , que no reciben algún incentivo económico y, como tal, sin dejar de ser valiosa, tiende a ser inconsistente e impredecible.

Potencialidades de la Información Geográfica Voluntaria

  • Obtener información sobre aspectos normalmente no indicados en los mapas tradicionales
  • Permite obtener información a un costo mucho menor
  • Actualización de la información más rápida
  • Contacto directo con el territorio, activismo
  • Independencia tecnológica al no depender de empresas privadas
  • Retroalimentación IG oficial y la generada por voluntarios
  • Acelerar las políticas de datos abiertos de los gobiernos

Más información / información no habitual

En el documento de la Iniciativa de las Naciones Unidas sobre la Gestión Global de la Información Geoespacial UN-GGIM «Tendencias a futuro en la gestión de la información geoespacial: la visión de cinco a diez años» se señala que «la participación colectiva tenderá a incluir información adicional valiosa que rebasaría el alcance de las especificaciones de recolección de la mayoría los gobiernos. Esta información tiene la facultad de aportar la perspectiva geográfica del usuario, misma que, si la utilizan los creadores de decisiones podría producir intervenciones específicas más efectivas y servicios al público hechos a la medida».

Menor costo y más actualizaciones

La participación de mano de obra no remunerada, voluntaria influye directamente en un costo mucho menor a la vez que se consigue mayor productividad.

Además la información geográfica generada por voluntarios se actualiza mas rápidamente/actualización constante debido a la mayor flexibilidad en la organización de los colectivos sociales, frente a la rigidez de las instituciones.

La otra causa fundamental es la fuerza y capacidad de trabajo que tiene un grupo grande de voluntarios realizando una tarea frente a unos pocos técnicos o especialistas.

Contacto directo con el territorio, activismo

Los voluntarios tienen en muchos casos un contacto directo con el territorio y lo conocen bien, frente a especialistas alejados, físicamente y emocionalmente, que pueden conocer el espacio, rara vez el territorio.

Aunque es imposible incluir en los mapas las representaciones simbólicas, las dimensiones afectivas de los espacios, esos nos ayudan a pensar colectivamente un territorio. De esta forma los mapas se convierten en una potente herramienta de empoderamiento, de visibilidad, son una forma de plasmar una mirada alternativa por parte de quienes viven un territorio frente a la realidad oficial.

Independencia tecnológica al no depender de empresas privadas

La IG generada desde proyectos abiertos aportan valor a usuarios y servicios, dado que los datos contribuyen al crecimiento de un proyecto sin ánimo de lucro y que tiene como objetivo el acceso universal y gratuito a la información geográfica, independizando al usuario de servicios de terceros que pueden cambiar sus políticas en cualquier momento.

Pushpins in a map over the USA. Foto de Marc Levin

Retroalimentación IG oficial y la generada por voluntarios

La Reutilización de la Información del Sector Público (RISP) y el movimiento OpenData va a facilitar la incorporación de cartografía oficial proveniente de las Administraciones Públicas a proyectos de crowdsourcing y colaborativos. De igual manera la fuerza de miles de voluntarios implicados en un proyecto ayudará  a generar IG, como por ejemplo en Catastro o MappingBolivia.

En los países sin mucha información oficial la IGV puede ser como el ingrediente principal para el desarrollo económico y social. Desde luego hará falta regulación, cambiar normativa, etc.

Además de generar información, la IGV puede servir como un mecanismo de valor que fomente la participación del público mientras que compromete y capacita a la ciudadanía. En aquellos países donde las fuentes de información no están disponibles con tanta facilidad, la participación del público es más una necesidad que una elección.

Acelerar las políticas de datos abiertos de las instituciones

Los movimientos participativos y colaborativos están influyendo en la adopción de políticas abiertas por parte de las administraciones. Así lo contaba Iván Sánchez, de OSM España a  eldiario.es: «También en 2007 las administraciones públicas de toda Europa empezaron a ordenar y hacer más accesibles sus datos geoespaciales por imperativo legal. El papel de OSM España, ..., ha sido convencer a las agencias públicas de que publicaran los datos, o abiertos para incluirlos en OSM o directamente ahí».

Conclusiones

Una vez vistas las principales limitaciones y las ventajas más importantes en el uso de la IGV podemos extraer algunas conclusiones sobre el papel a futuro de la Información Geográfica Voluntaria e información geoespacial por colaboración social, siguiendo para ello el texto antes citado del UN-GGIM:

  • Hay un enorme potencial en la IGV
  • Puede ayudar en países con información oficial limitada
  • Fomenta la participación, empoderamiento de colectivos olvidados
  • Información oficial y voluntaria van a tender a complementarse
  • Un papel muy importante en la educación (acerca la Geografía al público)
  • Añade información valiosa (el punto de vista del usuario)
  • La información geográfica «oficial» no va a desaparecer. Seguirá haciendo falta información geoespacial veraz y de calidad, que responda a estándares

¿Por qué el mundo necesita IGV?

Para muchos, el mayor avance, el mayor éxito del movimiento del software libre y datos abiertos no es de naturaleza tecnológica sino social y política, por lo que tiene de colaboración y solidaridad en torno al conocimiento compartido, por desplazar el dogma imperante de lucha por la supervivencia e individualismo a la ayuda mutua y a los valores colectivos.

Para finalizar quería destacar un texto donde Serge Wroclwski resalta la importancia de la información geográfica hablando sobre OSM y que nos sirve para responder a la pregunta de porque el mundo necesita la Información Geográfica colaborativa.

«... ¿por qué necesitamos un proyecto como OpenStreetMap? La respuesta es simplemente que como sociedad, ninguna empresa debería tener un monopolio del espacio... El espacio es un recurso compartido, y cuando se da todo el poder a una sola entidad, usted les está dando el poder no sólo para informarle sobre su ubicación, sino para darle forma. En resumen, hay tres preocupaciones: quien decide lo que se muestra en el mapa, quien decide dónde se encuentra y dónde debe ir y la privacidad personal...»

«Why the World Needs OpenStreetMap» por Serge Wroclawski

El presente artículo forma parte de la ponencia presentada al Congreso Guatemalteco de Software Libre 2014 CGSOL y que por su extensión se ha dividido en tres partes

 

Diapositivas de la conferencia «La importancia de la Información Geográfica Voluntaria» presentada durante el Congreso Guatemalteco de Software Libre 2014 CGSOL, celebrado en noviembre de 2014