Según la Wikipedia decumano es un término que se empleaba en la planificación urbanística en el Imperio romano. Indicaba una calle con orientación este-oeste tanto en una ciudad romana como en un campamento militar o en las colonias y es denominación elegida para dar nombre a este proyecto europeo de I+D que desarrollara nuevos servicios de inteligencia geoespacial para mejorar la calidad de vida en los núcleos urbanos.

Logo DecumanusDecumanus es una iniciativa de la Comisión Europea dentro del 7º Programa Marco. El sistema aprovechará la información que recogen satélites y otros sensores en tierra que aportarán información sobre distintas variables relacionadas con el clima, los usos del suelo, la eficiencia energética y aspectos relacionados con la salud en cada zona de la ciudad. En el proyecto comenzo a finales del año pasado y en el participan 11 empresas y organismos de 8 países, coordinados por consultora española Indra, y trabajarán hasta febrero de 2016 con el objetivo final de poner en manos de autoridades y expertos en planeamiento herramientas avanzadas que les ayuden a definir sus estrategias de desarrollo urbano.

Para adaptar estos servicios geoespaciales a las necesidades específicas de diferentes ciudades, que se enfrentan a problemas y retos distintos, el consorcio contará con la participación de Amberes, Helsinki, Londres (Kensington y Chelsea), Madrid, y Milán como usuarios finales. En la capital española el organismo responsable del proyecto es la Agencia de la Energia de Madrid.

Miembros del consorcio Decumanus

Decumanus cubrirá cuatro tipos de servicios principales. El primero de ellos está dirigido a ofrecer datos climáticos de la ciudad, que permitirán adaptar el desarrollo urbano a esta realidad. El segundo tipo de servicio permitirá realizar un seguimiento exacto del uso del suelo, un aspecto que afecta de forma directa a la temperatura y al clima en las distintas zonas.

Estos dos servicios se complementarán con el desarrollo de herramientas que faciliten información georreferenciada sobre la eficiencia energética en las distintas áreas. Se podrán detectar los lugares en los que se emite más CO2, las zonas en las que se pierde energía debido a una excesiva iluminación y los edificios que hacen un mal uso de sistemas de refrigeración o calefacción.

Un último grupo de servicios ofrecerán información relacionada con la salud, lo que permitirá conocer por ejemplo la influencia del crecimiento urbano, clima y la calidad del aire sobre la calidad de vida de los ciudadanos. Ayudarán a estimar también el impacto de las olas de calor y la polución sobre distintos grupos edad y personas con alergias y problemas respiratorios o cardiovasculares.
 
Con este proyecto, se da continuidad a distintas iniciativas de I+D llevadas a cabo en los últimos años en el ámbito europeo, dirigidas a explotar la información que recogen hoy en día satélites de observación de la Tierra y otros sensores.

Dentro de este tipo de Iniciativas destaca Copernicus, el programa de observación de la Tierra más ambicioso impulsado por la Comisión Europea y en el que esta participando Indra, definiendo productos urbanos, de seguridad y emergencias y de uso del suelo. Para este mismo programa, Indra ha suministrado capas de referencia, como el Modelo Digital del Terreno, Hidrografía (cursos y láminas de agua) y pastizales y ha sido seleccionada para procesar y almacenar los datos de los satélites Sentinel 2. (Proyectos GMES Urban Services, BOSS4GMES, GEOLAND2, SAFER, G-MOSAIC, G-NEXT, Initial GMES Service for Geospatial Reference Data Access, GIO-Land y GIO-Emergency).