INSPIRE: Base de la implementación de una Infraestructura de Datos Espaciales para la Interoperabilidad de Datos Geográficos del Ferrocarril en Europa

La gran cantidad de redes de ferrocarriles Europea necesitan de una sólida especificación geográfica que permita la interoperabilidad entre los diferentes Estados. La Directiva Europea INSPIRE, proporciona un
modelo conceptual que permite su implementación incluyendo los elementos de la infraestructura ferroviaria.

Resumen

La gran cantidad de redes de ferrocarriles Europea necesitan de una sólida especificación geográfica que permita la interoperabilidad entre los diferentes Estados. La Directiva Europea INSPIRE, proporciona un modelo conceptual que permite su implementación incluyendo los elementos de la infraestructura ferroviaria.

Esta ponencia muestra cómo aplicar la especificación de Redes de Transporte Ferroviario, dentro del Anexo I de la Directiva INSPIRE, a los elementos de la infraestructura ferroviaria y a la geometría de vía. Hasta el momento, los Sistemas de Información Geográfica ferroviarios no han tenido en cuenta ningún patrón de normalización y esta iniciativa de la Comisión Europea supone un lugar común para toda Europa.

El objetivo es que puedan ser utilizados en la creación y explotación de cartografía ferroviaria por parte de las Empresas Ferroviarias y los Administradores de la Infraestructura de forma interoperable, de acuerdo a la Ley de interoperabilidad de datos del estado y de la Ley de Infraestructuras y Servicios de Información Geográfica en España. Se muestra además una base de datos espacial PostGIS con la aplicación de dicho modelado. Todo ello enmarcado en la iniciativa Geomodelos, desarrollada junto al Instituto Geográfico Nacional para el mantenimiento de la Base Cartográfica Nacional 1:25.000.

Foto de M. Martin Vicente en flickr.com CC

Introducción

Los Sistemas de Información son una herramienta indispensable en la sociedad moderna. En el desarrollo empresarial son uno de los pilares esenciales para el trabajo diario, ya sea como soporte a tareas administrativas o de producción.

El ferrocarril no es ajeno a ello y utiliza gran cantidad de herramientas informáticas. Quizás el caso de los Sistemas de Información Geográfica sea algo poco conocido, debido a lo específico del tema y a que, hasta ahora, se ha visto reducido a un ámbito muy concreto dentro de los gabinetes dedicados a la gestión de activos. Tradicionalmente, un SIG o Sistema de Información Geográfica es un sistema de información cuyos datos de entrada lo componen datos en un marco espacio temporal específico. Son datos georreferenciados, es decir, con información de la posición geográfica sobre la superficie terrestre en la que se encuentran. En este conjunto de datos, la información espacial se almacena en atributos que pueden ser tratados.

Un SIG necesita una serie de instrumentos lógicos y métodos para trabajar estos datos espaciales. De esta forma hablamos de capturar, almacenar, comprobar calidad de datos, manipular, transformar, analizar o presentar la información geográfica. Se trata de la modelización de entidades del mundo real que constituyen información referida a posiciones del territorio.

Una Infraestructura de Datos Espaciales o IDE la componen un conjunto de tecnologías que incluyen datos y atributos geográficos, junto a servicios que permiten la visualización de esta cartografía y su integración con otros sistemas. El objetivo es compartir de forma eficaz la Información Geográfica para evitar duplicidades y garantizar el uso de un conjunto de datos geográficos básicos, permitiendo integrar estas fuentes, mantenidas por diferentes organismos.

Lo primero que haremos, será definir qué es una IDE y qué servicios y componentes la integran, al no ser un tema con el que estemos familiarizados en el ferrocarril. De acuerdo a las recomendaciones del Open Gespatial Consurtium de Naciones Unidas: una IDE incluye datos y atributos geográficos, documentación suficiente (metadatos), un medio para descubrir, visualizar y valorar los datos (catálogos y cartografía en red) y algún método para proporcionar acceso a los datos geográficos. Además, debe haber servicios adicionales o software para permitir aplicaciones de los datos.

Para hacer funcional una IDE, también debe incluir los acuerdos organizativos necesarios para coordinarla y administrarla a escala regional, nacional y transnacional.

Por lo tanto, se trata de algo más que Información Geográfica (IG) almacenada en un GIS tradicional. El que se pueda tener acceso desde Internet a esta IG y poder tratarla junto a otras fuentes de datos, es donde reside el potencial de esta tecnología.

Las IDE tienen una tecnología que tiene gran tradición en España, no solo impulsadas por las Administración Central, sino que desde las Comunidades Autónomas y las Administraciones Locales, se llevan a cabo diversas iniciativas para ponerlas a disposición de todos. El referente de estos trabajos lo constituye la IDEE, la Infraestructura de Datos Espaciales de España. En su página está disponible un catálogo con los nodos disponibles en todo el territorio.

Los beneficios que aporta un IDE son:

  • Facilitan el acceso a los mismos, ocultando la complejidad de la estructura interna de los datos y suministrándolos en formatos de tipo estándar que pueden ser desplegados en múltiples visualizadores.
  • Suministran capacidades de procesamiento para la consulta y el análisis de los datos.
  • Permiten la implementación de medidas de seguridad; como el control de acceso a los datos, autentificación de los usuarios y el cifrado de datos.
  • Para poder disfrutar de los beneficios de las IDEs y la compartición de datos geográficos de ferrocarriles, es imprescindible tener un marco de trabajo común. Una forma de nombrar y definir elementos de la infraestructura de forma común en toda la red de ferrocarriles europea.

Sigue leyendo el artículo en Research Gate

José Gómez Castaño forma parte del Cuadro Técnico Informática en ADIF y es Consultor de Sistemas de Información Ferroviarios en Structuralia S.A.